Proyecto Plumilla

Revista literaria creada para unir la comunidad de escritores y lectores de la calle, que buscan cosas humildes pero especiales
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 De cómo hacer trampas, manejar las casualidades y eliminar el riesgo en el juego y en la realidad

Ir abajo 
AutorMensaje
Elegance

avatar

Mensajes : 52
Tinteros : 16320
Plumilla : 11
Fecha de inscripción : 07/05/2010

MensajeTema: De cómo hacer trampas, manejar las casualidades y eliminar el riesgo en el juego y en la realidad   Vie Mayo 07, 2010 8:15 pm

Caballeros, la fatalidad y el destino se unieron aquella noche para que pudiera contarles una historia, y en ningún momento se me ocurrió la idea de desaprovechar la ocasión. Me encontraba yo en una sociedad de recreo, por así decirlo, en la nos juntábamos la nobleza y la clase media alta de la era de la postmodernidad. En aquel lugar, los hombres y mujeres del club solíamos entretenernos tentando a la fortuna mediante aventurados juegos de azar probabilístico; la ruleta, los dados o, por qué no decirlo, el amor. Era de noche, la luna estaba en cuarto menguante y yo tenía una mano que podría haber servido de ejemplo en cualquier manual de póquer que se precie, así que no tenía ninguna intención de irme. Los turnos ajenos me los pasaba bebiendo un vino que me pareció horrible en un principio y pasable a la segunda copa, y que se convirtió en el mejor vino del mundo una vez que me bebí la tercera. En ese momento apareció una mujer de destacada belleza, una joven señorita de mirada insegura, vestido blanco y delicadas curvas. Me atusé el bigote con incredulidad mientras que la observaba, puesto que le estaba entregando una copa a uno de los hombres con los que me jugaba el dinero, y su escote se ponía a la vista por momentos. Seguramente aquella damisela tenía por único objetivo distraernos a todos mientras que su acompañante cambiaba una carta por debajo de la mesa, cosa que vulgarmente se conoce como hacer trampas, o dicho de otra forma, manejar las casualidades, o eliminar el riesgo y la inseguridad en el juego y en la realidad. A mí me daba igual, ciertamente, puesto que aquella noche alguna especie de fuerza causal necesaria, que desconocía todos mis actos pero los determinaba, decidía premiarme por razones que ignoré, pero agradecí resueltamente. Mi mano era la ganadora a pesar de todas las trampas que se hicieran, porque en el póquer, a diferencia de en la realidad, hay una mano que es máxima y que gana a todas las demás, y que te da la seguridad del que hace trampas, pero sin hacerlas. Esa mano tiene un nombre, pero yo no pienso mencionarlo, porque uno nunca revela su mano en una partida.
En fin, señores, debo hacer un punto y aparte en este momento, porque tuve que ir al baño, primero, y recordarlo merece un respiro, y además porque a partir de mi vuelta las cosas empezaron a cambiar y la suerte volvió a serme adversa. “Caballero, le propongo una cosa”; aquella fue la frase que me llevó a la perdición. “Le propongo jugarse a su mujer, esa dama tan bella de hipócrita vestido blanco virginal”. Debí suponer, ahora me doy cuenta, de que a ningún gentilhombre que sea digno de tal título le haría gracia que uno le ofrezca jugarse a su señora, o a su acompañante, o lo que fuese. Para cuando me quise dar cuenta, tres o cuatro respetables señores me arrastraban, a mí y a mi mano ganadora, que decidí mirar en un último intento por seguir en la partida. Resultó que, vista de nuevo, aquella mano había dejado de ser la mano ganadora, le habían sustituido una carta en mi ausencia, o yo había estado demasiado borracho, cosa que no pudo ocurrirle a un elegante caballero como yo. Y para cuando me quise dar cuenta, repito, estaba yo en la puerta de fuera, tirado en las escaleras, y mi chaqueta americana me acompañó poco después, devuelta por un amable defensor de la seguridad del local.
Es triste, muy triste, que uno ya no pueda fiarse del azar, ni pueda refugiarse en él para huir de la fría lógica y del método determinista de la realidad. Siempre habrá alguien que controle el azar, siempre habrá alguien que convierta la mano ganadora en mano perdedora y el juego en realidad y la realidad en juego, y si ese alguien puedes ser tú, pues adelante, qué diablos, adelante, hazlo, como lo hice yo, cuando me encontré de nuevo con la señorita de blanco en la parte de afuera de la casa, y decidí invitarla a una copa y ella accedió, y el resto no se lo cuento porque soy un hombre de honor, y de principios.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: De cómo hacer trampas, manejar las casualidades y eliminar el riesgo en el juego y en la realidad   Vie Mayo 07, 2010 10:48 pm

Presiento que tu plumilla subirá como el aceite en el agua. Si sigues con nosotros. Muy buena aportación, gracias.
Volver arriba Ir abajo
Imanol
Admin
avatar

Mensajes : 709
Tinteros : 17004
Plumilla : 33
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 27
Localización : Entre Ciudad-Real, Tomelloso y quién sabe dónde

MensajeTema: Re: De cómo hacer trampas, manejar las casualidades y eliminar el riesgo en el juego y en la realidad   Lun Mayo 10, 2010 2:05 am

Soberbio es la palabra. Huelga decir que no tiene nada negativo serlo.
Volver arriba Ir abajo
http://plumilla.forosactivos.net
Míster

avatar

Mensajes : 15
Tinteros : 15163
Plumilla : 2
Fecha de inscripción : 10/05/2010
Edad : 29
Localización : Madrid

MensajeTema: Elegantísimo.   Lun Mayo 10, 2010 2:43 am

Confieso: es realmente elegante.
Volver arriba Ir abajo
http://www.myspace.com/oclockspain
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: De cómo hacer trampas, manejar las casualidades y eliminar el riesgo en el juego y en la realidad   

Volver arriba Ir abajo
 
De cómo hacer trampas, manejar las casualidades y eliminar el riesgo en el juego y en la realidad
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cómo hacer trampas de graves
» No te gustan los intrusos? Manual para la creacion de TRAMPAS
» ¿Qué puedo hacer con esta moneda?
» Hacer un listado
» ME VOY PORQUE NO ME GUSTA QUE ME DIGAN LO QUE TENGO QUE HACER

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Proyecto Plumilla :: Curiosidades-
Cambiar a: