Proyecto Plumilla

Revista literaria creada para unir la comunidad de escritores y lectores de la calle, que buscan cosas humildes pero especiales
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Estupidez a raudales

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Masyebra

avatar

Mensajes : 41
Tinteros : 13784
Plumilla : 6
Fecha de inscripción : 07/05/2010

MensajeTema: Estupidez a raudales   Lun Mayo 31, 2010 12:58 am

Lamentablemente, lo asimilo tarde.
Tardía y lentamente se va filtrando por los poros de mi piel la estupidez humana.
Intento levantar la cabeza, ardiente y palpitante por un repentino golpe, pero no puedo. El puto madero me la tiene agarrada por el cuello. Pero… ¿¡Qué!? ¿¿Que hacen?? Contra la pared.Mejilla por delante. Las piernas abiertas. ¡Abiertas ha dicho! Se me dobla la rodilla… ¿por qué? No lo sé hasta que miro hacia ella, aun veo como se separa la porra de mi pantalón a cámara lenta. No siento el dolor. Solo rabia. Interna. Externa. Rabia. Me revuelvo. ¿Mi documentación? Si, aquí tiene, ¿le importaría metérsela por el culo? Es que ya me da igual. Y si me va a poner la denuncia escríbala bien, si no le importa no ponga Mahou si la cerveza que llevo en el bolsillo es una Amstel y no, no me puedo callar. No son 33 cl. como usted indica, sino 20cl, que es una cosa distinta. Sí, soy yo y no, Valle no es con b aunque en mi DNI ponga que es con v. ¿me estas vacilando? Mira, que es mi apellido y si, mi madre es M***** y mi padre L*****, no, ya no vivo ahí, ¿le importaría cambiar lo de la cerveza?? Es cuestión de principios. Y no está abierta ni me encuentro consumiendo bebidas alcohólicas en la vía pública. Pero ahora, digo mientras me llevo a la boca la chapa de mi Amstel y la arranco dejándome media dentadura pero con la cabeza bien alta, si lo hago. Podría hacer el favor de cambiar ahora su…. Caigo al suelo. La botella rueda en una floritura sin fin hasta que me veo alzado bruscamente. ¿Qué si no he tenido suficiente? Ya verás cuando me encuentres el cachito de cielo que llevo en el bolsillo delantero de mi pantalón. De nuevo le ofrezco mi mejilla a la pared, como si caprichosa, me reclamase de nuevo la otra mejilla. ¿Dos besos, no cielo? Ahora si estáis haciendo vuestro trabajo, vagos de mierda. Buscad, meted las linternitas hasta mi real ojete porque, ¿sabéis que? Ya me la pela. ¿Que si llevo algún objeto punzante? Sí, mi polla y la púa de mi guitarra, colgada a mi cuello. Me quitan la chupa, mi preciada chupa de cuero. Me regalan otra sacudida por diversión, invita la casa. La verdad es que estaba empezando a entrar en calor. Siguen buscando. Uno anota al fondo, DNI en mano. Al final, me veo en el suelo otra vez. ¿Cómo lo hacéis? ¿Aguantar toda la noche así? Es decir… jodiendo a la gente…. Se supone que sois la autoridad…al final me callo. No porque quiera sino porque el madero ahora si se ha puesto profesional. Con un alarde de fuerza y de maestría judoca me hace una llave inglesa del catorce y medio y ala, calladito. Hasta dos segundos después, que, aprovechando mi contacto de cadera con la del estúpido este, me impulso hacia adelante, giro mi codo a la par que juego con su muñeca y en otro giro de cadera y dos impulsos con la piernas, me encuentro con el policía inmovilizado en el suelo, debajo de mi. Y yo sonriéndole. Al segundo, rompo su estupefacción levantándome y diciendo que si está bien y que si se me ha tirado encima, y no sé qué mierdas mas. Una policía me cree, la muy imbécil, y le dice a su locuaz compañero que si a lo mejor se ha pasado un poco y que qué había pasado. El tipo le suelta que realmente no lo sabe, que me abalance sobre él y se defendió. Tendríais que haber visto la cara de gilipollas que puso cuando se vio inmovilizado por un niñato de 19 años, campeón gallego de wing tsung y practicante de variaciones del thai boxing. Volvería a cometer todas las estupideces de esa noche solo por ver esa cara de nuevo.
Total, que me veo con dos denuncias en la mano (la tercera no cayó porque la policía “hembra” sosegó al “macho alpha”) en una de las cuales, para colmo, estan impresas en la casilla del denunciado las firmas de los dos hijos de puta que me dieron por culo y sus números de placa y al lado, en la casilla del denunciante, junto con restos de mi escupitajo ensangrentado, se lee un “no desea”. 5 cm mas a la derecha hay una muestra de la inteligencia de la autoridad policial de este país. Asterisco. Por error novolunt involuntario de los agentes, las firmas de los agentes no corresponden a la casilla del denunciado, sino a la del denunciado. Textualmente, no bromeo. Arrugo las dos sin importarme lo mas mínimo en ese instante, pienso en lo que acabo de leer, desvío la vista hacia el botellín que se me había caído después de mi alarde de chulería rockera, y sin más, así, de repente, sin avisar, como un buena leche, lo asimilo.
Asimilo mi propia estupidez, la de los policías, la de la gente que miraba, la de los chinos que bailaban sin música, que por defenderlos de la estupidez policial y de hasta la suya misma incluso, me lleve las dos denuncias y los hechos relatados anteriormente. La estupidez de un griego que conocí mas tarde y que creía que su embajada le salvaría si le pillaban con los 7 gramos de cocaína que llevaba encima junto con unos 100 pavos de yerba y otros tantos de hachís del malo. Y el tío tan contento regalando sonrisas redrogadas por la calle mientras gritaba que tenia material para dos noches sin dormir y para dos días sin despertar. La estupidez de mi amigo el fotógrafo, cuando sus amigos le dijeron corre, que te roban, e hizo una foto a su propio atraco. Inteligente y sutil, claro. Pero estúpido a la vez. Asimismo asimilo la estupidez humana en general. Estupidez en la que caemos a diario, ya sea por falta de razón o por exceso de ella.
Pero en fin… no era mi noche, o puede que la noche fuera toda mía, pero yo aun no lo sabía, así que me calo la boina, sonrió a mi Amstel a la par que me llevo un cigarrillo a la boca. Hago pantalla con mi mano al más puro estilo Humphrey Bogart para encenderlo y disfruto de una larga y lenta calada que inunda mis pulmones de la mas mortífera y dulce de las cosas mortíferas y dulces. Me acerco a ella y la recojo, me regalo un último trago y la lanzo con todas mis ganas contra la luna trasera del último coche patrulla. Reventón de cristales. No sé si he roto la luna pero desde luego sé que no voy a quedarme para comprobarlo. Así que empiezo a correr pitillo en boca y con la chupa de cuero ondeando al viento mientras oigo cerrarse un par de puertas de coche.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: Estupidez a raudales   Vie Jun 04, 2010 8:21 pm

Me he quedado a medias.

No le veo un sentido.

Lo siento.

PD: terminaré de leerlo más tarde.
Volver arriba Ir abajo
 
Estupidez a raudales
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Templo sumergido de Quechula, presa Malpaso en Chiapas.
» ESTUPIDEZ VIRIL
» La estupidez americana en acción

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Proyecto Plumilla :: Relatos Cortos-
Cambiar a: