Proyecto Plumilla

Revista literaria creada para unir la comunidad de escritores y lectores de la calle, que buscan cosas humildes pero especiales
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Trece horas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Imanol
Admin
avatar

Mensajes : 709
Tinteros : 15504
Plumilla : 33
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 27
Localización : Entre Ciudad-Real, Tomelloso y quién sabe dónde

MensajeTema: Trece horas   Miér Feb 02, 2011 11:05 pm

-Trece horas.

El hombre mayor, apretando sus labios resecos, escudriñaba a la muchacha estrechando su mirada adrede.

-Y bien echadas -añadió-, no con la cabeza en las nubes, como si no supieras qué más hacer en la vida. Con la edad que tenéis... -su vista cayó al suelo, mucho más relajada- y os ponéis a mirar por la ventana, como si os sobrara el tiempo, como si ya hubiérais devuelto el favor de la vida a este mundo...

-Papá, no empieces otra vez... -decía el joven sentado entre los púgiles de la parsimoniosa tarde de salón y libros, mientras la tele seguía, imparable, con su tosca sinfonía tertuliana. Estaba hojeando un pesado libro tamaño "lasaña para ocho en quince minutos".

El señor de traje y bastón estaba a punto de contestarle irritado, pero cerró la boca sin relajar su humor y volvió a encararse con ella para empezar a contarle, una vez más, lo que él hacía con su edad.

Silvia ya se sabía de memoria cómo su anciano padre, estudiando sin cesar y renunciando a todo salvo al amor de su vida, su madre; había amontonado una pequeña fortuna que le había permitido prejubilarse a los 50, vivir cómodamente pero sin despilfarro, y convertirse en el mayor donante de una de las ONGs más famosas de la comunidad con los enormes intereses que ganaba gracias a invertir en "esa jungla electrónica que se ha encargado la humanidad de construir con otros intereses que no son ayudar a los más necesitados". "Aunque no me fío yo de que siga funcionando mucho tiempo", añadía siempre.

Ya habría terminado hacía unos segundos cuando Silvia giró la cara hacia él para responderle un refrito de los mismos argumentos de siempre. Que si "cada uno es como es", "si no sale sólo, pues nada", "no aspiro a tanto"... No tardaban mucho en ser rechazadas meticulosamente, convenciéndola claramente de sus errores aunque no como para borrarlos. Al final, ella se quedaba sin argumentos salvo el "mírate, hecho un cascarrabias...". Cualquier mención a sus pocos y cortos enfados esporádicos con mamá lo hacían irse, sí, pero con manchas en las solapas de la chaqueta, por lo que ella prefirió guardárselo.

Ambos se quedaban en silencio, mientras ella pensaba que no quería llorar así. Seria, inalterable, sin que nadie lo notase salvo quien tanta atención le prestara como para poder observar tres o cuatro manchas en su brillante traje negro, comprado así quizá por ese motivo. Con los ojos blancos, el gesto sereno, la cabeza inclinada hacia delante estratégicamente para evitar el contacto con las mejillas.

No, ella quería sufrir y gozar como quien más, y no necesitar cinco minutos al menos entre una cosa y otra como los demás. Quería sentir. Se confesaba adicta a su "neurosis", como llamaba ella a su pensamiento.

En ese punto de su reflexión se percataba de la mirada de su hermano, cáustica, con el libro cerrado sobre una de su manos mientras tamborileaba con la otra suavemente, evitando el contacto de la gruesa pasta del libro con sus uñas.

-¿Y bien? -haciendo una pausa para girarse y mirar a su padre con la misma mirada recriminatoria- ¿Me váis a dejar estudiar?

Su padre, observando la distribución de los cuadros de distintos colores del mantel, ya había empezado a manchar sus solapas. Lentamente se levantó y se fue, sin mostrar ninguna emoción, a lo que la muchacha respondió con un gesto de preocupación, como sintiéndose culpable, acompañado por el volumen de la tele, que crecía entre las manos de la chica.

Con resignación, meneando la cabeza para los lados levemente, cerró el libro, que dejó sobre la mesa de café junto al sofá, y se puso los tapones en las orejas para dormirse un rato. Otra vez.
Volver arriba Ir abajo
http://plumilla.forosactivos.net
Giorgo

avatar

Mensajes : 227
Tinteros : 14514
Plumilla : 29
Fecha de inscripción : 25/01/2010
Edad : 26
Localización : Ciudad Real

MensajeTema: Re: Trece horas   Miér Feb 02, 2011 11:22 pm

Pues es un tema muy utilizado ya, con unas acciones llenas de topicos. Son personajes demasiado arquetipicos, ademas de que me parece corto... Laughing
Volver arriba Ir abajo
Imanol
Admin
avatar

Mensajes : 709
Tinteros : 15504
Plumilla : 33
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 27
Localización : Entre Ciudad-Real, Tomelloso y quién sabe dónde

MensajeTema: Re: Trece horas   Miér Feb 02, 2011 11:28 pm

Los sentimientos, es lo que tienen.
Volver arriba Ir abajo
http://plumilla.forosactivos.net
onlymutated

avatar

Mensajes : 51
Tinteros : 14208
Plumilla : 4
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Localización : Maldadville

MensajeTema: Re: Trece horas   Vie Feb 04, 2011 5:00 pm

Hacia mucho tiempo que no leía nada tuyo y, la verdad es que, ha sido un gustazo.
Aunque secundo la noción de arriba. ¡Extensión, personajes, TEMÁTICA!

¡Besitos, besitos!Smile
Volver arriba Ir abajo
Imanol
Admin
avatar

Mensajes : 709
Tinteros : 15504
Plumilla : 33
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 27
Localización : Entre Ciudad-Real, Tomelloso y quién sabe dónde

MensajeTema: Re: Trece horas   Sáb Feb 05, 2011 2:44 pm

Definitivamente no sé escribir, mi único futuro literario es el de editor Sad
Volver arriba Ir abajo
http://plumilla.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Trece horas   

Volver arriba Ir abajo
 
Trece horas
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Cómo saber cuantas horas de luz quedan?
» "Las trece rosas" Homenaje a trece jovenes mujeres inocentes ejecutadas
» HORAS PASADAS
» En telediario 24 horas
» Pilotos de Combate: se reducen sus horas de vuelo

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Proyecto Plumilla :: Relatos Cortos-
Cambiar a: