Proyecto Plumilla

Revista literaria creada para unir la comunidad de escritores y lectores de la calle, que buscan cosas humildes pero especiales
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Imanol
Admin
avatar

Mensajes : 709
Tinteros : 15674
Plumilla : 33
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 27
Localización : Entre Ciudad-Real, Tomelloso y quién sabe dónde

MensajeTema: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Lun Ene 16, 2012 8:51 pm

No me gusta cómo ha quedado... Pero ahora mismo lo tengo que dejar así y seguir, puede que algún día lo repase.

----------------------------------------------------------------------------------------

Acaba de entrar una pareja algo mayores que yo agarrados de la mano, sonriéndose entre ellos de vez en cuando. Se nota que tienen esa complicidad especial, que están felices el uno con el otro. Deben tener unos veinticinco, él parece trabajar y ella estudia. Parece inteligente, debe estar investigando, o escribiendo una tesis. Se sientan despacio, ella se ruboriza mientras le sonríe por algún comentario que le ha hecho, no sé si sobre lo triste que parece el bar o sobre lo precioso que está su pelo hoy.

La merluza acaba de perder la buena pinta que tenía, y las patatas han perdido su color dorado. Soy consciente de que mi mente me la está jugando una vez más. Mirando por la ventana no se me pasa. No puedo quitar de mi mente la cara sin rostro que guardo entre mis recuerdos. Sé que fue por el bien de los dos, no recuerdo el por qué, pero estoy segura de que ahora ambos podemos estar mejor. Quizá no más felices, pero más tranquilos.

La de hoy pinta mal. La merluza me recuerda su olor. Una tarde entera de depresión hasta que llegue al bar junto a mi pensión. Sé que es lo mejor, sin recordar qué fue lo que pasó estoy segura de que lo es, pero no puedo evitar echarle de menos. Cada noche la cama parece más fría y mis sueños, más absurdos e intensos. Cada día me cuesta más salir de ella, no recuerdo qué me motivaba a leer ni a tocar, ni mucho menos por qué este trabajo me gustaba, por qué no me molestaba tanta soledad junto al coche e ir de un sitio a otro viendo tanta gente pasar, agarrados de la mano...

No quiero dejarme llevar... Voy a terminarme el plato tranquilamente, y voy a pedirme una tarrina de helado de turrón. Cuando salga y me fume un cigarro estaré mucho mejor. Total, no sirve de nada recordar el pasado, porque no va a volver. Sí que recuerdo que le pedí que no volviera, y que también le dije que no contestara a mis llamadas ni me abriera la puerta aunque cambiara de idea. Sí, recuerdo perfectamente el sereno júbilo con el que tomé esa decisión.

Y aunque no pueda recordar su rostro, recuerdo que se mostró amable, sensato, sereno... Se le notaba que quería que tomara mi decisión con todas las facilidades posibles, aunque no caí hasta mucho tiempo después, tras preguntarme una y otra vez por qué había reaccionado tan fríamente, por qué no había luchado ni había intentado convencerme de otra cosa.

No sé cuánto sufriría... Puede que menos que yo, fácilmente... aunque estoy segura de que le ha debido ser duro llenar todas esas horas sin mí... Estábamos siempre juntos, cada momento que teníamos lo aprovechábamos para sentir el calor del otro...

-Perdone, ¿puede tomar nota de los postres?

Con gesto escéptico, el camarero debe estar preguntándose a qué se debe la impaciencia de algunas personas, como yo. Si no me conociera, creo que se enfadaría y pasaría de largo adrede varias veces.

Tras dejar lo que llevaba se acerca sacando la libreta y volviendo su rostro algo más agradable.

-Claro, señorita... ¿Quiere...-y se toma una pequeña pausa gratuita, que sé que tiene como motivo hacerme ver que no soy tan importante como para que tenga que saber qué quiero aunque venga a comer dos días a la semana y siempre pida lo mismo para el postre-...una tarrina de turrón?

-Sí, gracias -confirmo con una ligera sonrisa y un pequeño asentimiento.

Se va hacia la barra guardándose la libreta sin haber apuntado nada. Ha mejorado un poco de sonrisa, no sé si le habrá hecho gracia que pida una vez más lo mismo o se habrá sorprendido de que, efectivamente, era eso lo que quería.

Su forma de andar tiene cierto encanto, parece un chico decidido, con energías, muy optimista, o muy estoico... pero aunque tenga un gesto algo cansino, se le nota que no se siente molesto, que se ve a sí mismo como una persona con todos los motivos del mundo para ser feliz. ¿Tendrá novia?

Ya empiezo a desvariar. Sé que son varios años sin hacer el amor propiamente dicho, sé que no me deja contenta la vida sexual que tengo, ligando cada mes o cada dos meses, sabiendo antes de entrar a “mi” bar que apenas va a ser para una noche... Pero todos esos chicos, pese a ser tan distintos, aunque hasta a mí misma me resulte difícil creerlo, me recordaban en algo a él. Un olor, un brillo en los ojos, una forma de hablar... Siempre caía. Me decía una y mil veces que no tenía que volver a ir de bares, que sólo me daba depresiones cuando despertaba y notaba que se había ido mi última esperanza, otra vez...

Con mecánica respuesta me contentaba, me decía que sí, que eran todos unos cerdos insensibles, que si tal, que si cual... Asumiendo paralelamente que acabaría cayendo, que todos los sábados, tras la jornada más floja de la semana, y por ello, segura estaba, la más pesada con diferencia, volvería a esos viejos sillones, con su jazz y sus lámparas de pie, para leer distraídamente algún libro mientras miraba quién pasaba al bar...

Me sentía fatal por admitirlo: sabía que la esperanza de encontrar algo parecido a lo que había tenido era inútil, y sin embargo seguía convencida, subconscientemente, de que cualquier día podía pasar. El pensamiento, por muy racional que se le crea, está obligado a sentir esperanza.


-¡La esperanza es el único modo de ser felices!¡Tonterías!¡Todos sabemos a qué lleva la esperanza!¡A sentir dolor, una y otra vez!¡A cada una de forma más profunda!

Un buen grupo de aerícolas con maneras de europa del éste asentía con la cabeza, junto a dos acuóferos muy distintos entre sí. Uno delgado y de piel morena, vestía pantalones chinos y camisa, y el otro, de piel algo más clara y constitución fuerte, con unos vaqueros y un chaquetón grueso marrón, se hablaban en distintos idiomas pero parecían conocerse mucho por sus formas.

-¡La solución está clara!¡Gracias a los últimos avances tecnológicos, podemos por fin retocar nuestras mentes, tan complejas en comparación a las de los humanos, a gusto de cada uno de nosotros!

Mientras bajaba de la tarima, dándome cuenta de la escasa población que quedaba por ver la verdad con sus propios ojos, suavizaba mi gesto y carraspeaba un poco preparándome para bajar el tono.

-Compañeros, todos hemos sufrido por el camino. Pese a vuestra juventud, pues imagino que tendréis menos de dos milenio por vuestros gestos y la energía que aún rebosáis, éste último ha sido especialmente duro... -Ya me gustaría a mí que este hubiera sido el peor milenio por otra parte, pero los jóvenes no pueden comprender los sentimientos de los nacidos en nuestra verdadera nación, mucho menos estos chiquillos.

>>Los humanos, pese a nuestros continuos esfuerzos por guiarlos y por organizarlos, ¡siguen viviendo un modo de vida tan doloroso para todos...! No podemos culparles, sus mentes apenas pueden comprender las morales más sencillas y las doctrinas científicas más simplistas... Pero estoy seguro de que, por vuestros ojos, habéis sufrido una y otra vez las catástrofes diarias que provocan en este planeta, y montones de veces os habréis desmotivado especialmente, al ver que no hay forma, aparentemente, de luchar porque, libremente, dentro de la libertad que les damos, muestren algo de sensatez y de respeto por algún esquema de valores, o siquiera entre ellos.

Una leve sonrisa se eleva lentamente en mi cara cada vez que veo cómo, expuesta la verdad que no se atreven a pensar ante sus ojos, desvelan sus verdaderos sentimientos, descartan esa simpatía con la que se enmascaran y revelan la auténtica pesadumbre que los roe por dentro, que los mantiene inquietos y fríos a la vez.

-Sé que habéis oído grandes calumnias sobre el salto. Sé que os han intentado convencer de que la esperanza esto, la esperanza lo otro... ¡Sólo saben ilusionaros con un futuro más feliz! Pero no os dejéis engañar, esas mentes enfermas, que deambulan por ahí, sin mostrarse abiertamente, sólo susurrando chismes sin levantarse la capucha, temerosos de que se les conozca y se les tengan en cuenta sus mentiras... esas mentes enfermas, que dan pena a fin de cuentas, enganchadas a su esperanza, viviendo de sus recuerdos sin mirar al presente... ¡ni mucho menos al futuro...! Esas mentes enfermas no convencen a nadie, porque son los primeros en padecer sufrimientos por su modo de vida, y es lo único a lo que aspiran, pues reniegan de la felicidad.

>>Son unos cínicos que disfrutan, en realidad, viendo el macabro devenir de los tiempos desde que dimos cuenta de que los humanos sólo podían ser algo más productivos dándoles algo de libre albedrío. Muchos incluso abogan por la pasividad, por actuar menos aún, ¡por darles más libertad! Están tan ciegos y dolidos que no pueden darse cuenta de que el problema es, precisamente, que necesitamos darles la libertad que tienen únicamente para aumentar la producción, y que si no hiciese falta, y fuesen más trabajadores en esencia, más implicados con la sociedad, como nosotros... no tendríamos que dársela, y tanto ellos como nosotros seríamos mucho más felices.

>>Si véis a alguno de ellos... ¡Dadle un puñetazo de mi parte! Se merecen mucho más que eso, pero estamos en el deber de apiadarnos de las mentes débiles, que han acabado cayendo del altar de la intelectualidad.

Ah, qué agradable, ver que, pese a sus escasos conocimientos, comprenden la sabiduría conforme se les expone... ¡Reconocen la verdad cuando la ven! Sus gestos de asentimiento me recuerdan por qué han merecido la pena tantas muertes de tantos amigos, algunos importantísimos. Ha sido una pena... una auténtica pena... pero algunos de ellos eran demasiado fuertes como para hacerlos saltar... hubo que emplear medidas drásticas... Tantos milenios juntos, tan de acuerdo en algunas cosas... y que se negaran a aceptar su propio éxito, tras haber investigado tanto... ¡Si yo era el que estaba inicialmente en contra!

Fue mera casualidad que conociera de primera mano las consecuencias del experimento en el pobre... Marcos, eso... ¡Y pensar que, tras tantos años de felicidad, por culpa de los celos de esa... bueno, de ella... volviera a recordar todo! Cómo se le notaba lo apesadumbrado que lo volvían sus recuerdos, cuánta pasividad... Pobre. Eso sí, nunca había dejado de mostrar sus cualidades. Mientras se libra del desconocido que le está molestando en estos momentos, tengo que preparar una estrategia mucho más sutil, y por supuesto, definitiva.
Volver arriba Ir abajo
http://plumilla.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Mar Ene 17, 2012 12:19 am

Me ha dejado descolocada y desorientada. Mucho. De ambas cosas.
En primer lugar se nota claramente la escisión en dos partes del relato. Bien.
En cuanto a la primera parte: Acuérdate de algo, si vas a recordar el pasado asegúrate de recordarlo tal y como fue. Sin dramatismos ni mitificaciones. De esta manera se sufre menos.
En cuanto a la segunda: ¿Has leído el libro "Un mundo feliz"?
Volver arriba Ir abajo
Imanol
Admin
avatar

Mensajes : 709
Tinteros : 15674
Plumilla : 33
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 27
Localización : Entre Ciudad-Real, Tomelloso y quién sabe dónde

MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Mar Ene 17, 2012 2:11 pm

La verdad es que quería intercalar las dos partes pero no me salió, y punto. Mejor no intentarlo.

A qué te refieres sobre la primera parte?

Y por supuesto, por?
Volver arriba Ir abajo
http://plumilla.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Miér Ene 18, 2012 12:51 am

A nada en concreto. La chica me inspiró para decirte algo que llevaba días rondando mi cabeza. Prácticamente desde que me dijiste que habías empezado una reflexión de esas...y no sabía cómo.
La segunda parte me ha recordado mucho a ese libro que leí el año pasado, por recomendación de un Constitucionalista de mi clase. Creo que fui la única que se lo leyó...
Volver arriba Ir abajo
Imanol
Admin
avatar

Mensajes : 709
Tinteros : 15674
Plumilla : 33
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 27
Localización : Entre Ciudad-Real, Tomelloso y quién sabe dónde

MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Miér Ene 18, 2012 12:46 pm

Uhm. Por un momento he pensado que me conoces o algo. Pero desde luego este personaje está condenada a eso. Y no lo mitifica, según mi punto de vista, ya llegará, ya llegará... Y yo, ya veré qué puedo hacer. Hago lo que puedo por actuar sin pensar.


En cuanto a Un mundo feliz, me extraña que sólo te lo leyeras tú... Yo recuerdo haberlo leído como libro de clase para filosofía en 1º de Bachiller o algo así. Estudias derecho?
Volver arriba Ir abajo
http://plumilla.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Miér Ene 18, 2012 2:41 pm

Bueno, no te conozco, no. Pero es algo que poco a poco se puede remediar.
Sí que he localizado en un fragmento específico muestras de ego, bastante ego, que quieras que no siempre condiciona la percepción de lo que se vivió.
Por tanto, lo altera.

Y sí, antes tenía una duda, pero hice un sondeo ayer en clase y sí, sólo me lo leí yo. Un gran libro...me encantó.
A mis profesores les gusta más decir que estudiamos "leyes" pues es el origen que guía nuestra ciencia. Pero sí, estudio Derecho xDDDD
Volver arriba Ir abajo
Imanol
Admin
avatar

Mensajes : 709
Tinteros : 15674
Plumilla : 33
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 27
Localización : Entre Ciudad-Real, Tomelloso y quién sabe dónde

MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Miér Ene 18, 2012 5:58 pm

Ya me lo olía yo con lo del constitucionalismo... No creo que nadie que no estudiara derecho lo escribiera con una mayúscula... xP

Eso de no conocer no creo que tenga mucho remedio... Las personas son absurdamente imprevisibles, excepto algunas como yo... Igual sí entonces...

A qué fragmento te refieres?
Volver arriba Ir abajo
http://plumilla.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Miér Ene 18, 2012 11:54 pm

Te sorprendería de lo que soy capaz.
En realidad...todas las personas son aburridamente predecibles. Algunas más que otras. Pero al fin y al cabo llegan a ser como un libro abierto.

Y bueno, sí...Constitucionalista,Constitucionalismo...es curioso que hayas llegado a esa conclusión sólo por mi mayúscula. xDDDDDDDDDDDDD
Volver arriba Ir abajo
Imanol
Admin
avatar

Mensajes : 709
Tinteros : 15674
Plumilla : 33
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 27
Localización : Entre Ciudad-Real, Tomelloso y quién sabe dónde

MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Jue Ene 19, 2012 11:32 am

Yo creo que pocas personas son libros abiertos, las conozcas lo que las conozcas.
Volver arriba Ir abajo
http://plumilla.forosactivos.net
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Jue Ene 19, 2012 12:00 pm

La experiencia me dice que ahí te equivocas. Mucho.
Pero claro, también depende de cómo seas.
Volver arriba Ir abajo
Imanol
Admin
avatar

Mensajes : 709
Tinteros : 15674
Plumilla : 33
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Edad : 27
Localización : Entre Ciudad-Real, Tomelloso y quién sabe dónde

MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   Jue Ene 19, 2012 1:15 pm

También es verdad que he dejado de intentar prever a las personas. Se vive más fácil y se disfruta más.
Volver arriba Ir abajo
http://plumilla.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega   

Volver arriba Ir abajo
 
RME 1.2.2 Nostalgia y Entrega
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» NOSTALGIA DEL TIEMPO Heptasílabo
» NOSTALGIA {FESTIVAL DE SAN VALENTÍN}
» Anne Tyler, Cuando éramos mayores / Propios y extraños / El turista accidental / Reunión en el restaurante Nostalgia
» NOSTALGIA OF WINTER
» NOSTALGIA DE INVIERNO

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Proyecto Plumilla :: Capítulos Abiertos-
Cambiar a: